Blog Post

Breve análisis sobre el uso del marco de trabajo Scrum

Scrum es uno de los marcos más populares para implementar una metodología ágil. De hecho, es tan popular que mucha gente piensa que scrum y metodología ágil son lo mismo (pero no). Se pueden usar muchos marcos para implementar una metodología ágil, como por ejemplo kanban, pero scrum tiene unas connotaciones únicas por su compromiso con iteraciones breves de trabajo.

¿Qué tiene scrum de especial?

Con scrum, se crean una serie de iteraciones de longitud fija llamadas sprints que aportan a los equipos un marco para lanzar software con regularidad. Los hitos (es decir, el final de un sprint) suceden frecuentemente, lo cual conlleva una sensación de progreso tangible en cada ciclo que centra a los trabajadores y les da energía. (Es como una inspiración continua para lograr los objetivos). Las iteraciones cortas también refuerzan la importancia de una buena estimación y un feedback rápido de las pruebas. Ambas operaciones son dificultades recurrentes en los proyectos de cascada.

Scrum propone cuatro protocolos que articulan cada sprint:

  • Planificación de sprints: reunión de planificación de equipo para determinar qué hay que terminar en el siguiente sprint.
  • Reunión rápida diaria: también conocida como “scrum diario”, breve reunión de 15 minutos para poner al tanto al equipo de software.
  • Demostración del sprint: reunión participativa en la que el equipo enseña lo que haya lanzado en ese sprint.
  • Retrospectiva del sprint: revisión de lo que haya ido bien y mal, con medidas para mejorar el siguiente sprint.

Durante los sprints, los objetos visuales como tableros de tareas y diagramas de evolución, visibles para el equipo y los espectadores por igual, motivan mucho. Fomentan un espíritu de “¡Lo estamos logrando!”. Tener la oportunidad de exhibir el trabajo nuevo en la demostración del sprint es igual de motivador, y el feedback constante y gradual que recibe el equipo de las partes interesadas en cada demostración constituye una forma eficaz de desarrollar productos.

Si se trabaja bien con scrum (es decir, si no hay cascadas con reuniones rápidas), puede ser un catalizador impresionante para mejorar la productividad y la moral del equipo, y globalmente el desarrollo del producto.

Tres funciones esenciales para alcanzar el éxito con scrum

Un equipo de scrum tiene una composición ligeramente distinta a la de un proyecto tradicional en cascada. Consta de tres cargos específicos: el propietario del producto, el experto en scrum y el equipo de desarrollo. Y, puesto que los equipos de scrum tienen funciones cruzadas, “el equipo de desarrollo” está formado por evaluadores, diseñadores e ingenieros de operaciones, además de desarrolladores.

El propietario de producto

Los propietarios de producto son quienes más conocen el producto. Están centrados en entender los requisitos empresariales y del mercado, para luego priorizar el trabajo que el equipo de ingeniería debe realizar para cumplirlos. Los propietarios de producto eficaces:

  • Crean y gestionan el backlog del producto
  • Se asocian estrechamente con el negocio y el equipo para asegurarse de que todo el mundo entiende los elementos de trabajo en el backlog del producto
  • Aportan al equipo directrices claras sobre qué funcionalidades entregar a continuación
  • Deciden cuándo lanzar el producto con predisposición hacia una entrega más frecuente

Ten en cuenta que el propietario de producto no es un gestor de proyectos. Los propietarios de producto no gestionan el estado del programa. Se centran en asegurarse de que el equipo de desarrollo entrega el mayor valor a la empresa. Asimismo, es importante que el propietario de producto sea una única persona. Ningún equipo de desarrollo desea directrices cruzadas de varios propietarios de producto.

El experto en scrum

Los expertos en scrum son los mayores especialistas de scrum en el equipo. Orientan al equipo, al propietario de producto y a la empresa sobre el proceso de scrum y buscan cómo refinar su puesta en práctica. Un experto en scrum eficaz conoce profundamente el trabajo realizado por el equipo y puede ayudar al equipo a optimizar el flujo de entrega. Como conseguidor principal, planifican los recursos necesarios (tanto humanos como logísticos) para organizar los plazos de los sprints, las reuniones rápidas, la revisión de sprints y las retrospectivas de sprints.

Los expertos en scrum también intentan resolver impedimentos y distracciones del equipo de desarrollo, aislándolo de interrupciones externas siempre que sea posible.

Parte del trabajo del experto en scrum consiste en defender al equipo frente a un antipatrón habitual en los equipos que se inician en scrum: cambiar el alcance del sprint una vez empezado. Los propietarios de producto a veces preguntan “¿no podríamos añadir esta cosita superimportante en este sprint?”. Sin embargo, lograr que el alcance sea inmutable refuerza la buena estimación y la planificación del producto, por no hablar de que evita una fuente de interrupción para el equipo de desarrollo.

Los expertos en scrum se confunden a menudo con gestores de proyecto cuando, en realidad, los gestores de proyecto no tienen lugar en la metodología de scrum. Un equipo de scrum controla su propio destino y se autorganiza alrededor de su trabajo. Los equipos ágiles usan modelos de extracción de una determinada cantidad de trabajo del backlog y se comprometen a finalizarlo en ese sprint, lo cual puede ser muy eficaz para mantener la calidad y asegurar el rendimiento óptimo del equipo a largo plazo. Ni los expertos en scrum ni los gestores del proyecto ni los propietarios de producto incrementan el trabajo del equipo (lo cual, contrariamente, tiende a erosionar la calidad y la moral).

El equipo de scrum

Los equipos de scrum son expertos en las prácticas de desarrollo sostenible. Los equipos de scrum más eficaces tienen una relación estrecha, se encuentran en la misma ubicación y están compuestos por entre cinco y siete miembros. Los miembros del equipo tienen distintas habilidades, y se forman entre sí para que nadie se convierta en un cuello de botella en la entrega de trabajo. Los equipos de scrum sólidos enfocan su proyecto con una clara actitud colectiva. Todos los miembros del equipo se ayudan entre sí para asegurar una finalización satisfactoria del sprint.

Como se ha mencionado anteriormente, el equipo de scrum impulsa el plan de cada sprint. Prevén cuánto trabajo creen que pueden finalizar a lo largo de la iteración en función de su historial de velocidad. Mantener una longitud fija de la iteración aporta al equipo de desarrollo feedback sobre su estimación y proceso de entrega, lo cual a su vez consigue que las previsiones sean cada vez más precisas.

Pero espera: aún hay más.

Ya has recibido una iniciación. Sin embargo, entender la filosofía de scrum y saber quién forma parte de un equipo de scrum solo es la mitad de la ecuación. Sigue leyendo para aprender cómo los miembros del equipo de scrum trabajan juntos mediante protocolos ágiles habituales y cómo un programa ágil entrega el trabajo de vuelta a la empresa.

Related Posts

Computadoras verdes

Nomofobia